La iglesia de Australia abre puertas a comunidad de refugiados

Thornbury, Australia

El pastor Paul Spanos de la Thornbury Community Church, una Iglesia del Nazareno ubicada en los suburbios de Melbourne, Australia, entró al consejo local hace unos años y preguntó cómo la iglesia podría ser de ayuda para los necesitados en el vecindario. Lo dirigieron al edificio de servicios sociales donde se encontró con el secretario, Mammon, un líder prominente dentro de la comunidad de refugiados iraníes.

Spanos invitó a Mammon a hablar con la congregación para que los dos grupos pudieran formar una sociedad. Mammon explicó sus necesidades y, desde entonces, nunca ha salido de la iglesia.

«Al abrirle nuestras puertas, ella no solo trajo a otros con ella sino que también convirtió a la iglesia en un centro comunitario», dijo Britni Green.

Hoy la iglesia alberga una variedad de eventos y programas para refugiados. La mayoría de los refugiados provienen de Irán, pero también hay pequeños grupos de refugiados iraquíes, sirios y sauditas.

Cada mes durante los últimos años, los solicitantes de asilo iraníes se reunen en un salón de la iglesia para celebrar la vida y la amistad. Cantan, bailan, comen y tienen compañerismo juntos. Este evento se ha abierto a todos en la comunidad, especialmente a los nuevos inmigrantes, y ha crecido a múltiples grupos étnicos.

«Desde que abrimos nuestras puertas a la comunidad de refugiados iraníes, hemos visto más bautismos y bendiciones que antes», dijo Green. «Hemos tenido aproximadamente uno o dos bautismos cada mes dentro de esta comunidad. Dios está trabajando a través de TCC para llegar a este grupo de personas que desean sentirse aceptadas, involucradas y amadas».

En los últimos cuatro años, la iglesia ha recolectado muebles, electrodomésticos grandes, ropa y alimentos para distribuir entre los necesitados, que en su mayoría han sido solicitantes de asilo que llegan a Australia sin nada. TCC distribuye pan dos veces por semana, comestibles una vez cada dos semanas y productos cuando se donan y hay una necesidad.

«Esto crea oportunidades para conectarse con los refugiados dentro de la comunidad y abrir las puertas de las iglesias a los necesitados», dijo Green. «El pastor Paul incluso ha sido bendecido al poder orar por algunas de estas familias después de que recibieron los muebles donados».

La iglesia se conecta con otras organizaciones locales para proporcionar a la comunidad de solicitantes de asilo capacitaciones gratuitas. Esto comenzó con clases de inglés gratuitas y ahora ha progresado a cursos de manejo de alimentos y para baristas. La intención es proporcionar certificaciones para la comunidad, incluyendo peluquería y limpieza. La iglesia también ofrece eventos de seguridad comunitaria, como seguridad contra incendios y seguridad policial.

Desde el primer curso de capacitación de baristas a principios de 2017, un café semanal ha comenzado a brindar apoyo a los refugiados y a los miembros de la comunidad con un lugar para conectarse. Funciona con donaciones y todas las mismas se destinan a ayudar a los refugiados dentro de la comunidad.

«Proporcionamos ayuda legal con inmigración, trámites de visa y notarización para toda la comunidad, pero especialmente para aquellos con un inglés limitado ya que no están tan familiarizados con el sistema australiano», dijo Moore. «Incluso los acompañamos a la corte o a las audiencias de inmigración en relación con sus visas para que tengan apoyo cuando enfrentan decisiones legales, pero también reciben atención moral y física de la comunidad».

En 2016, los miembros de la iglesia comenzaron a visitar los centros de detención.

«Visitamos pequeños grupos de refugiados de todo el mundo cada semana, lo que ha resultado en un bautismo en el centro», dijo Green. «Hemos visto a muchos ganar la libertad en la sociedad australiana y continuar reuniéndose con ellos, pero hay muchos que todavía necesitan nuestras oraciones».

«Más recientemente, hemos solicitado a los gobiernos locales becas comunitarias para proporcionar más eventos a los solicitantes de asilo. Esto incluyó una clase de cocina para mujeres que duró seis meses y vamos a comenzar clases de natación gratuitas y un curso de seguridad acuática hacia el final de este año».

Este año, la iglesia comenzó un estudio bíblico en las casas de las familias iraníes. El estudio de la Biblia generalmente se realiza en inglés con un traductor en persa y se ha convertido en una iglesia semanal con varias familias jóvenes reunidas.

Thornbury Community Church continúa buscando nuevas formas de conectarse con la comunidad local.

«Les preguntamos a los que sabemos qué necesita la comunidad y luego tratamos de encontrar la manera de brindarla», continuó Green. «Si no podemos proporcionarlo nosotros mismos, tratamos de conectarlos con una organización que pueda. Hemos descubierto que al abrir nuestras puertas a los refugiados, nos hemos convertido en algo más que una iglesia. Nos hemos convertido en una familia y nos da un vistazo a cómo se verá el cielo: muchos idiomas, muchas culturas, un corazón».

- Iglesia del Nazareno Asia-Pacífico

 

Posted in: