Ministerio de educación especial en Chile inspira a la próxima generación de líderes

Valparaiso, Chile
David Orellana

Cuando Lorena y René Noe comenzaron el ministerio para personas con necesidades especiales Mirada de Amor hace ocho años en Valparaíso, Chile, tenían la firme convicción de que podían cambiar las vidas de los miembros con discapacidades físicas y mentales en su comunidad. Lo que no esperaban ver fue el impacto que el ministerio ha tenido en la vida de los voluntarios. David Orellana comenzó a servir en Mirada de Amor cuando el ministerio comenzó en 2011. Tenía 15 años en ese momento, y su pasión por la salud física de los participantes de Mirada de Amor y otras personas con necesidades especiales fue creciendo. "Conocemos a David desde los 7 años", dijo Lorena. “Desde esa edad hasta la fecha su corazón y servicio a Dios ha ido creciendo y desarrollándose hasta transformarse en un corazón pastoral. Un corazón que ama a la gente y ama a las personas con discapacidad. Su hermano mayor, ha influido potentemente en este proceso ya que él tiene discapacidad. [Debido] al amor que Dios ha puesto por su hermano, puede ahora alcanzar tambien a otras personas, con las mismas o distintas necesidades que éste". David estudió educación física y ahora trabaja a tiempo completo en Mirada de Amor.

Joan Rivera

“Estamos orgullosos de lo que Dios ha hecho a través de él", dijo Lorena. "Hoy es un hombre que cree que el amor puede sostener al más debil y levantar al que está desolado”.

Joan Rivera comenzó a asistir a la Iglesia del Nazareno de Valparaíso en 2014. Fue la primera vez que asistía a una comunidad de fe, y pronto aceptó a Cristo como su salvador. Dos meses después, comenzó a trabajar como voluntaria en Mirada de Amor. 

“Es impresionante como Joan, ha perpetuado y mantenido la visión que fue entregada al inicio de su caminar como voluntaria de Mirada de amor", dijo Lorena. "Ella es una persona maravillosa, y su trabajo con los niños es realmente increíble”.

Joan se graduó recientemente de la universidad después de estudiar educación especial y desde entonces regresó a trabajar a tiempo completo en Mirada de Amor.

“A medida que pasa el tiempo, he entendido la razón por la que elegí esta carrera", dijo Joan. “No tiene que ver con obtener un desarrollo profesional y ser reconocida secularmente. "La razón de haber elegido este camino, es saber que Dios me escogió para un ministerio que Él preparó para mí”.

Vanessa Villabobos

Vanessa Villabobos llegó a la iglesia de Valparaíso hace cuatro años cuando su familia se mudó a ese lugar. Antes de eso no había tenido una experiencia con Dios pero su vida cambió después de ir a la iglesia. Comenzó a participar en el grupo juvenil local y, finalmente, comenzó a trabajar como voluntaria en Mirada de Amor. 

Recientemente se graduó de la escuela técnica donde se formó como asistente de maestra. Ahora, Vanesa es miembro del personal de Mirada de Amor que ayuda en la educación física e intelectual junto con David y Joan.

“El estudio de una carrera profesional, puede entregar las herramientas académicas, pero el estudio de una carrera no hará de una profesional una persona que ame profundamente a la gente", dijo Lorena. “A estos tres jóvenes se les dio un amor poderoso por las personas con discapacidades y sus familias. Eso es algo que solo Dios puede hacer”. 

Posted in: